Tengo que reconocerlo, me gusta comer. Sí, digan lo que digan es un placer del que no se puede privar al hombre. Una deliciosa paella en familia un domingo cualquiera de verano. O esas tapas bien regadas con cerveza que uno toma en cualquier terraza en la mejor de las compañías. Pero también soy lo que mi madre denomina catacaldos. Catacaldos: dícese de la persona inquieta por naturaleza a la que le gusta probar absolutamente todo.

Desde hace meses mi cuenta de Instagram estaba inundada de licuados verdes más o menos apetecibles. Algunos aparecían adornados con hojas de menta, otros sostenidos por auténticas it-girls o listos para sorber a través de una pajita de rayas rojas y blancas, incluso con estampado floral. Todas las chicas que posteaban esas fotos estaban estupendas. No tenían precisamente cara de pasar hambre, ni de sufrir demasiado. Me pareció que la eliminación de toxinas no hacía otra cosa sino favorecerlas, así que decidí unirme a ellas y explorar el mundo detox.

det 3

Exploré varias webs de marcas que comercializan estos brebajes hasta que me decanté por una de ellas, Dietox. Allá por el 2012 comenzaron a comercializar sus productos, unos zumos desarrollados por un equipo multidisciplinar de nutricionistas, naturópatas y chefs culinarios. La finalidad no era otra que permitir resetear el cuerpo, depurarlo, mediante el ayuno.

La idea de pasar un día entero solo bebiendo licuados me parecía terrible. No dejaba de pensar en que mi estómago no dejaría de hacer un ruidos espantosos y me caería desmayada en cualquier lado. Descubrí que Dietox tiene un plan que te permite combinar estas bebidas con otros alimentos. Green Pack te da la posibilidad de reiniciar tu organismo al mismo tiempo que ingieres una dieta que te facilitan en su página web.

Tengo que decir que los primeros sorbos, a las ocho de la mañana, fueron complicados. El sabor de los licuados es curioso, una mezcla de verduras dulces a la que es necesario acostumbrarse para poder completar el plan. Pero algo de paciencia y nada como concienciarse para aguantar. A fin de cuentas son solo dos días.

Quizá lo que más me gustó es que Dietox tiene una app diseñada para consultar todas las dudas que tengas sobre la dieta y, sobre todo, estar en contacto con un coach que te ayudará si en algún momento quieres abandonar.

det 6

Fotografías de Lisa Ceinos.