¿Te imaginas a tu perro usando WhatsApp, jugando al Candy Crush o portando un Apple Watch? Sí, imposible, porque ni hablan ni escriben. Pero, ¿y si pudieras mejorar la comunicación con tu mascota a través de un collar inteligente?

La startup Squeaker está buscando financiación a través de Kickstarter para hacer realidad este proyecto, llamado Buddy, un collar para perros que emplea la wearable technology o tecnología ponible.

Para empezar a utilizar el collar, es necesario conectarlo a nuestro smartphone (apto para iOS y Android), de modo que podremos controlar desde nuestro móvil todos los usos de Buddy -aunque la pantalla OLED del propio collar también nos mostrará la información más importante-. Esta tecnología incorpora localización GPS para la tranquilidad de los dueños de “escapistas”. Incluso puedes dibujar en el mapa una zona de la que el perro no debería salir y, así, recibirás una alerta instantáneamente en caso de que lo haga.
Squeaker_Poochlight_Collars

La iluminación LED hará visible a tu perro por la noche para coches, motos o bicicletas. Estas luces son personalizables, tanto en su color como en los distintos efectos lumínicos que puedes programar para que sea más fácil identificarle.

Un can sano vive más y mejor, así que, para contribuir a su buena forma física, Buddy incorpora las opciones de controlar los alimentos que ingiere y contabilizar las distancias que recorre, e incluso advierte de su temperatura corporal. Si eres una persona olvidadiza, la app te recordará las citas con el veterinario.

La característica más original y humana de este wereable es el de advertir si hay otros perros cerca, muy útil tanto si tu mascota es sociable y adora jugar con los demás, como si es un gruñón y prefiere evitar a cualquiera que se le acerque.

Squeaker comercializará diferentes tipos y tamaños de collares. La versión básica, sin GPS, pantalla ni registro de actividad, cuesta 245 dólares, mientras que la versión completa vale 405 dólares. Squeaker necesita 385.000 dólares para llevar a cabo su idea y, por ahora, ha recaudado 250.000, a horas de terminar el crowdfounding.

Quienes colaboren en la financiación obtendrán descuentos en sus compras. Squeaker tiene ya 919 patrocinadores y, si consigueran sacarlo adelante, se convertirían en pioneros de la tecnología inteligente para animales que, aunque todavía no es muy económica, merece la pena.