Un joven y modesto dibujante americano sube a un barco rumbo a una vida mejor en Norteamérica. Una preciosa chica toma el mismo barco hacia un destino diferente: un matrimonio por compromiso para pagar las deudas de su madre. Lo que ninguno de los dos espera es conocerse y enamorarse sin remedio.

Sabes de qué película se trata, la has visto cien veces. Si deseas revivir el hundimiento del Titanic y, tal vez, la historia de amor de Jack y Rose, podrás hacerlo en una réplica casi exacta de la embarcación real, que se convertirá en hotel de lujo en China dentro de dos años. El 1 de octubre de 2017, fiesta nacional en China, se inaugurará el falso transatlántico más realista que hayas visto.

El hotel no navegará, sino que permanecerá atracado en el muelle del río Qijiang, en Sichuan, como parte de un parque temático. Y no pretende irse a pique más que en la propia ficción de los juegos que se desarrollarán en él.gtres_a00144877_2481

En 1912, el buque que quiso cruzar el Atlántico vio fallecer a más de 2000 personas en un trágico accidente en su viaje inaugural. Sy Shaojun, presidente de la empresa al frente del proyecto, Qixing Energy Investment Group pretende “conmemorar lo sucedido” en la tragedia y “dar a conocer otros aspectos relacionados con el hundimiento”. Se toma muy en serio esta afirmación, porque ha invertido el equivalente a 149 millones de euros para copiar con exactitud cada detalle, a cual más creepy.

La réplica más macabra de este gigante hospedaje flotante es la del choque del Titanic contra el iceberg, que se ambientará a través de efectos de luz y sonido. Para mayor realismo morboso, los pasajeros tendrán asignado un papel que cumplir durante el “accidente”.

Los huéspedes podrán disfrutar de piscina, pista de baile e incluso de la habitación del telégrafo, todo ello situado del mismo modo que en el Titanic. El atuendo, el menú, la música e incluso la ceremonia de bienvenida serán exactamente iguales que las de hace un siglo.gtres_u177827_001

En este punto estás deseando comprar tu billete, y es comprensible. Te advierto que el más barato te costará 430 euros y, el más caro, 43.000, aproximadamente. Ahora bien, este último te da derecho a guardaespaldas y a interpretar la famosísima escena en la que Jack dibuja a Rose desnuda. Esperemos que en privado.

Si tienes la suerte de poder permitirte este gasto –o inversión, según cómo lo mires-, algunos tickets ya están a la venta en la web oficial de la empresa, aunque más te vale saber chino, el único idioma disponible en la página. Pero si todavía te faltan unos cuantos miles euros para llegar, siempre puedes volver a ver la película de Cameron y dejar volar tu imaginación alto, muy alto.