Gaudí se adelantó a su tiempo al decir que la originalidad no es más que la vuelta a los orígenes. Él se refería a simplificar lo complejo y desprenderse de las formas establecidas para crear algo extraordinario. Aunque su estilo fue un boom reconocido a nivel mundial, no se puede omitir que los grandes logros surgen casi siempre de una pequeña semilla.

Hay formas de acentuar esa originalidad que todos llevamos dentro: pensar de determinada manera, hablar, gesticular y decorarnos sin pensar en las críticas… porque, si hay algo cierto, es que no existen dos seres humanos exactamente iguales. Entre los aspectos que podemos potenciar para ser originales el más llamativo es el lugar en el que vivimos, ese espacio en el que pasamos tantas horas disfrutando de derechos como dormir, cenar, entretenernos o reunirnos… ¿No debería ser extraordinario? Un reflejo original de nosotros mismos.

PINTAR PARED

Una casa está llena de historias incluso cuando está vacía y permanece intacta cuando nadie la altera. Muchas veces olvidamos que es el lugar que más nos caracteriza y es que, aunque se trate de una estancia temporal, tu casa tiene que ser especial. Una forma de transformarla (tan elegante como poco recurrida) es rellenar las paredes. Seguro que tienes alguna superficie lisa que merezca un toque diferente. Perfecto, te proponemos algunas ideas para que explotes una tradición que existe desde nuestros orígenes más remotos.

En primer lugar, las frases pintadas. Muchos se las tatúan en el cuerpo así que ¿por qué no escribirlas en la pared y que te recuerden cada día lo que más te apetece leer? Si te decantas por esta opción, existen plantillas que te guían al pintar para que sepas de antemano cómo quedará el resultado final. Si no te fías de tu faceta artística, siempre puedes recurrir a los vinilos con frases. Hay varios modelos y en esta Web te dan a elegir la medida y el color que quieras. Otra alternativa son los rodillos con dibujos incrustados que, conforme se arrastran por la pared, van formando un estampado que crea el mismo efecto que el papel pintado. A lo mejor no te hemos convencido con estas técnicas y prefieres usar esta otra: poner clavos en la pared que limiten la silueta de las letras y enganchar lana de colores para darles forma.

Esta tendencia de las paredes decoradas sin cuadros estalló cuando el artista Timoty Goodman pintó una serie de murales en los cuartos del famoso Ace Hotel de New York. Pero te hemos demostrado que no hace falta ser ningún manitas para tener una casa original acorde a tu personalidad. El diseño que elijas ya depende de tu gusto y de lo que quieras reflejar. Lo abstracto está de moda y me atrevería a decir que, cuando el mundo es absurdo, el arte también lo es, así que, sin pasarse, vale casi todo.

Fotografía: Lisa Ceinos y Eugenia Soler