Getzen tenía una beagle y una novia. Su novia no era amante de los animales, se hartó de la pequeña Molly y le pidió que se deshiciera de ella. El joven la puso en adopción en el portal Reddit. No a Molly, a su novia.

Tal vez te parezca de locos elegir a una mascota antes que a un ser humano, pero dudo mucho que este chico vaya a ser el primero o el último en tomar esta decisión. Si no estás convencido, lee con atención los motivos por los que tu perro es, más que ninguna otra persona, el amor de tu vida.

Su memoria es eterna. Muchos creen que los canes no piensan, aunque estudios de varias universidades les han otorgado emociones. Lo que está claro es que nunca olvidan. Si has hecho un Séneca, un Erasmus o trabajas largas temporadas fuera, seguro que lo entiendes. Cuando regresas a casa tras meses o años, te reciben con más amor que tu madre y, en cuestión de minutos, todo vuelve a ser como cuando te fuiste. Parece hubierais estado separados un segundo.Turner-Hooch-tom-hanks-14480146-853-480

Te acompaña al baño. Desde que tienes a tu mascota no has vuelto a ir solo al baño, ¿verdad? Parece que pensara: “si me baja a mí a hacer mis cosas, lo mínimo es custodiarle mientras hace las suyas”. No vas a reprocharle a tu pareja que no actúe igual, no creo que sea el sueño de tu vida que te acompañe al aseo. Aun así, hay que reconocerle el esfuerzo a tu perro: solo él es capaz de acompañarte así de feliz en una situación tan poco glamurosa.

Duerme contigo sin quejarse. Dormir en pareja es una experiencia tan romántica como incómoda. Uno de los hierve como los hombres lobo de Crepúsculo y el otro lleva hielos en los pies. Uno se mueve mucho y el otro roba la manta. Un perro, sin embargo, se amolda a ti sin criticarte por haber roncado o haber ido al baño de madrugada, y cambia la alarma despertador del móvil por unos agradables toquecitos con sus patas y muchos besitos (vale, son lametones en toda regla) por la cara.

Te protege por encima de todo. Te habrás dado cuenta de que gruñe a cualquier ser vivo o inerte que pueda suponerte una amenaza. Seguro que has visto a chihuahua enfrentarse con un pastor alemán si le parece que se ha acercado a su familia humana más de lo aceptable.

Nunca se cansa de ti. No te dará la excusa de “hoy necesito tiempo para mí” o “quiero más espacio”. Cualquier plan es peor que estar contigo (excepto comer) dando un paseo, jugando con la pelota o viendo un partido de fútbol y ladrarte enfadado cuando gritas un gol. Alguien fiel, divertido, inteligente y cariñoso, ¿cómo no va a ser el amor de tu vida?