Las princesas de cuento existen en la vida real. ¿Prueba de ello? Nicky Hilton se ha casado este fin de semana con el banquero James Rothschild, enfundada en un fastuoso diseño de Alta Costura de Maria Chiuri y Pierpaolo Piccioli, directores creativos de la maison Valentino. Se trata de un vestido no apto para todos los públicos, pues su valor oscila alrededor de los 70.000 euros.

Es la segunda vez que la hermana pequeña de Paris Hilton pasa por el altar -la primera fue con Todd Andrew Meister en Las Vegas, pero la unión fue anulada poco tiempo después-. En esta ocasión, la ceremonia se ha celebrado en Londres con una gran planificación a sus espaldas.

El pabellón The Orangery en el Kensington Palace -antiguo invernadero de la reina Ana de Inglaterra- ha sido testigo de la alianza entre dos dinastías dignas de tal paraje real: los Hilton son conocidos por la fortuna de Conrad Hilton, creador del complejo hotelero que lleva su nombre, y los Rothschild son banqueros de relevancia mundial.gtres_u285370_017

Teniendo en cuenta la influencia de los protagonistas de la boda, 300 invitados la convirtieron en una casi, casi íntima. Paris Hilton acompañó a su hermana en el cortejo de damas de honor, despampanante con un traje azul cielo muy ceñido, ajustado con un brillante cinturón de pedrería. Su madre Kathy eligió el mismo tono en un corte sencillo.

Crown Prince Pavlos of Greece kisses his new bride Marie-Chantal following their wedding at the Greek Cathedral in London, Saturday, July 1, 1995.

Marie-Chantal en su boda, en 1995

Uno de los atractivos de la etérea vestimenta de Nicky es su parecido con el también Valentino que lució la princesa de Dinamarca Marie Chantal Miller: cuello cisne y manga larga de encaje. El velo y la cola son también semejantes al de Marie, aunque Nicky tuvo problemas de longitud cuando el Bentley que la condujo a su boda atropelló el velo.gtres_u285370_029

Sus zapatos aportaron el toque más especial del look. De Christian Louboutin, como no podía ser de otra manera, la superficie blanca del calzado de la novia está grabada con las palabras Mrs. Rothschild y la fecha con un corazón.

It’s official!

Una foto publicada por Nicky Hilton (@nickyhilton) el

Tras leer esto, puede que una envidia insana te esté corroyendo por dentro. Es comprensible: ¿quién no soñaría con un Valentino y unos Louboutin para vivir un día inolvidable como el de su boda? Por desgracia, no podemos regalarte un traje igual ni vamos a hacerte creer que cualquiera se lo puede permitir. Pero sí está en tu mano coger recorte para tu gran día. Soñar es gratis.