Es difícil luchar contra la tentación de la mermelada, las magdalenas y los bollos en el desayuno. Lo bueno es que existe una alternativa no solo mucho más sana, sino deliciosa: la avena.

El componente estrella de este cereal es la fibra soluble, que ayuda a combatir el estreñimiento. Además, sus carbohidratos de absorción lenta proporcionan un efecto de saciedad prolongado y un mayor control de los niveles de azúcar en la sangre, lo que beneficia a las personas con diabetes.

Puedes consumirlo crudo o cocido, aunque las propiedades varían. Al cocinar la avena, se pierden elementos como la vitamina B, vitamina E y el selenio, un mineral antioxidante que previene, entre otros, el cáncer y el envejecimiento. Cierto es que la textura y el sabor del cereal mejora al hervirlo, pero hay un término medio: déjalo en remojo toda la noche y por la mañana estará blandito e hinchado sin haberlo pasado por el cazo.

Para vegetarianos y para aquellos que no consumen leche, la avena suple buena parte de las necesidades de proteínas y calcio del organismo. Al constituir una buena fuente de omega 6, también beneficia a quienes padecen de altos niveles de colesterol malo.

Ahora que ya sabes todos los beneficios que te proporcionará incluir la avena en tu dieta, apunta estas dos recetas para hacerla en dulce y en salado.

Gachas con pasas y mermeladagtres_a00651016_061

Ingredientes para uno: cuatro cucharadas de avena, mermelada de ciruela, pasas y leche de soja al gusto.

Pasos: Vierte la avena en un cazo con agua caliente y pon a hervir. Cuando la mezcla esté espesa, retírala del fuego y añade leche de soja y unas cucharadas de mermelada de ciruela, dependiendo de la intensidad que desees. Completa con un puñado de pasas, y a desayunar.

Porridge con plátano y miel

Ingredientes para uno: cuatro cucharadas de avena, un plátano pequeño, miel y leche de soja.

Pasos: los mismos que en la receta anterior, debes hervir el cereal, añadir miel al gusto, rebajar el espesor con un poco de leche de soja y finalizar con unas finas rodajas de plátano.

Sopa de verduras

Ingredientes pagtres_a00667636_062ra cuatro: dos patatas, dos zanahorias, avena al gusto -dependiendo de la concentración que quieras-, un litro de agua y una pastilla de caldo de verduras.

Pasos: es muy sencillo. Cuece las patatas y zanahorias (previamente peladas y cortadas en dados) en el agua con caldo durante diez minutos. Añade la avena, deja que se infle un poco, y listo para servir.

Crema de lentejas

Ingredientes para cuatro: medio kilo de lentejas, una cebolla picada, medio pimiento rojo picado, un litro de agua, una pastilla de caldo de verduras y media taza de avena. Pasos: primero pocha la cebolla y el pimiento sin que se doren. Luego cuece la avena diez minutos en el caldo. Por separado, cocina las lentejas en una olla presión unos 8-10 minutos. Únelo todo, bátelo y sírvelo en caliente.