Nirvana ha vivido tres años definitorios en su historia. En 1991 Nevermind se convirtió en un hito del grunge y de la que Robert Capa llamó Generación X. En 1994 Kurt Cobain dio vida a su mito poniendo fin a la suya. En 2015, las leyendas y las verdades del cantante de Aberdeen han salido a la luz en el documental Kurt Cobain: Montage of Heck -cuya productora ejecutiva es su hija, Frances Bean Cobain- y se espera un álbum inédito para verano.

Durante la elaboración del documental Brett Morgen, su director, encontró 107 casetes con 200 horas de música poco escuchada o inédita, de la que querido seleccionar material para grabar el primer álbum póstumo y en solitario de Cobain. “No es un álbum de Nirvana, solo es Kurt, y váis a escucharle hacer cosas que nunca os esperaríais de él”, ha explicado Morgen en la revista Bedford + Brewery.

Los casetes contienen, entre otros temas, jam sessions con Nirvana y Courtney Love, algunos demos y versiones de The Beatles. “Sonará como estar con Kurt Cobain en un caluroso día de verano de Olympia, Washington, mientras él juguetea. Va a sorprender mucho”, asegura un Morgen inspirado en las decenas de súper-8 y vídeos en VHS en los que ha visto retratada la infancia y juventud del cantante.

Frances Bean Cobain, Courtney Love y Brett Morgen en la premiere del documental Montage of Heck

Frances Bean Cobain, Courtney Love y Brett Morgen en la premiere del documental Montage of Heck

A través de los testimonios de la madre y la hermana de Cobain, su primera novia, su madrastra y su viuda se van desvelando otras facetas artísticas del cantante, las ideas que guardaba en más de 4.000 páginas de diario y curiosos detalles de su vida y su personalidad. La mayor sorpresa de las dos horas de cinta es la confirmación de que Courtney Love no asesinó a su marido.

“Él era monógamo y yo no tanto. Aun así nunca le fui infiel. Hubo una vez que a punto estuve de serlo. No ocurrió, pero cuando se enteró se sintió terriblemente traicionado”, relata Love ante la cámara. Este podría haber sido el desencadenante de la última crisis del artista. Tras salir de un coma en Italia por una sobredosis, terminó suicidándose justo un mes después, el cinco de abril de 1994.