Hay quien pasa la vida soñando con encontrar un príncipe azul, vivir felices, comer perdices y tener muchos hijos que protagonicen un anuncio de champú Johnson & Johnson. A algunos de estos soñadores les va bien, pero a otros se les indigestan las perdices y no quieren volver a saber nada del fallido cuento de hadas en el que se lanzaron con los ojos cerrados.

Un buen día te encuentras soltera, tal vez tras una relación larga o un matrimonio más largo todavía. Después de desprenderte de la ceguera del enamoramiento te das cuenta de que has engordado un poco, llevabas meses sin ponerte ese vestido corto para salir, maquillarte se había convertido en una pérdida de tiempo innecesaria e incluso habías dejado que algunos pelillos traicioneros proliferasen en tus piernas.

¿Cómo te enfrentas al mundo ahora que vuelves a estar disponible? El primer paso es recuperar esos ratos impagables de chicas con tus amigas, aprovechar la diversión de salir de copas juntas, compartir cotilleos sanos y contaros algún que otro secreto.

Esta misión se complica si ellas ya están emparejadas, casadas o con hijos. Si encima han incorporado el “nosotros” como pronombre único en su vocabulario, puede que el daño sea irreversible. Un ejemplo. Tú: “Carla, ¿te hacen unas cañas después del trabajo?”. Ella: “oh, cariño, por supuesto, pero estaremos disponibles un poco tarde, hacia las nueve, porque Dani sale más tarde hoy”. Que sí, que Dani es un encanto y te cae genial, pero, ¿en qué momento le invitaste? ¿Es que sólo puedes ver a tu amiga si viene a acompañada de su lapa particular?

Si este es tu caso, y tus planes con amigas van a incluir el pack parejas-hijos, concédete tiempo personal. No te prives de un poco de ligoteo inofensivo. Existe la clásica opción del pub y el cara a cara. Pero si no te apetece enfrentarte en persona a ciertos individuos que están más salidos que la esquina de una mesa, Internet ha creado un mundo infinito de apps móviles para conocer gente desde la comodidad de tu sofá y tu pijama. Tinder, Miumeet y Adopta Un Tío te irán de perlas para rollos esporádicos, mientras que Meetic abarca un terreno más serio.

En tu situación se encuentran miles de chicas y, por ello, la ficción tiende a alimentarse de estas vivencias tan humanas. De este punto parte Divorce, la nueva serie de Sarah Jessica Parker, en la que interpreta a Frances, una mujer que se separa de su marido y se propone rehacer su vida con la ayuda de sus amigas Dallas y Diane. La romántica María Dueñas cuenta en Misión olvido la historia de Marta Perea, quien, tras ver su matrimonio y su estabilidad destruidos, se muda a California para comenzar un nuevo trabajo. Ya lo ves: te sobran mujeres en las que inspirarte, amigas en las que apoyarte y apps que explorar para salir airosa del “borrón y cuenta nueva”.