Orange is the new black

Orange is the new black

Aunque, seguramente, sea verdad eso de que la realidad supera la ficción, nosotros estamos enamorados de esta última. Esta semana, todos lo medios de comunicación se hacían eco de las polémicas que han surgido por la estancia de Isabel Pantoja en la cárcel. Que si tiene tratos de favor, que si desayuna con la directora, que las presas van a organizar un motín para quejarse, que puede ser que haya surgido un romance entre la tonadillera y un funcionario de prisiones… ¡Qué pereza!

Puestos a oír hablar de historias de cárceles, preferimos adentrarnos en la prisión de Vis a Vis o, como no, Orange is the new black. El cine español también nos ofrece una larga lista de productos de ficción carcelaria, muchos de ellos basados en épocas históricas de nuestro país. Y, aunque la realidad quizás las supere, nosotros preferimos estas tramas que el último cotilleo pantojil. Echa un vistazo a nuestras propuestas, prometemos que te quitarás el mono de historias sobre presas.

El pasado 12 de junio, Netflix estrenaba la tercera temporada de la aclamada serie Orange is the new black. Basada en el libro autobiográfico de Piper Kerman, quien ingresó en una prisión federal de mujeres en el año 2004 para cumplir una condena de quince meses por transportar dinero procedente del narcotráfico en los años 90.

Orange is the new black se ha convertido en todo un fenómeno, consiguiendo un sinfín de seguidores y logrando galardones y nominaciones en algunos de los premios más importantes de Estados Unidos, como los Globos de Oro y los Emmy.

Vis a Vis (Antena 3)

Vis a Vis (Antena 3)

La fiebre por la serie carcelaria de Netflix llevó a sus seguidores españoles a mostrarse reacios ante el estreno de Vis a Vis, que tuvo lugar el pasado 20 de abril en Antena 3. Los comentarios publicados en redes sociales atacaban el enorme parecido entre ambas ficciones; una protagonista rubia e inocente, relaciones lésbicas, un color predominante en la dirección de arte (amarillo en lugar de naranja)… Lo cierto es que, finalmente, Vis a Vis ha demostrado ser un producto original con una factura muy cuidada, consiguiendo el respaldo de los espectadores españoles y superando sus resultados de audiencia semana tras semana.

Mientras que Orange is the new black ha optado por el género del dramedia para narrar la historia de sus protagonistas, Vis a vis es un thriller en mayúsculas, donde se potencian las tramas de intriga y se apuesta por un ritmo trepidante.

Es inevitable, también, que el espectador haya encontrado semejanzas entre Vis a Vis y la serie La fuga, emitida en Telecinco durante el año 2002. La ficción de BocaBoca, protagonizada por María Valverde (Ahora o nunca) y Aitor Luna (Matar el tiempo), cosechó críticas muy positivas, gracias a su interesante trama y su calidad técnica. A pesar de ella, los datos de audiencia no respaldaron la serie y la cadena de Mediaset no apostó por una segunda temporada.

La ficción de nuestro país ha demostrado, con películas emblemáticas como Todos a la cárcel (Luis García Berlanga), La fuga de Segovia (Imanol Uribe) y Celda 211 (Daniel Monzón), que las tramas carcelarias pueden ser un filón para un buen cineasta. Estos directores se centraron en contar la historia de un conjunto de presos masculinos, pero ¿qué hay de las mujeres? 

Precisamente, con motivo del Día Internacional de la Mujer del año pasado, Televisión Española estrenaba su tv movie La visitadora de cárceles. Dirigida por Laura Mañá y con Blanca Portillo como protagonista, la película de TVE abordaba la figura histórica de Concepción Arenal, abogada que luchó por mejorar las condiciones de vida de los presos del siglo XIX. La película, que puede visionarse a través de la web de TVE, muestra al espectador cómo vivían las mujeres encarceladas en 1863.

La voz dormida

La voz dormida

Continuando el recorrido por la historia de nuestro país, Emilio Martínez Lázaro y Benito Zambrano muestran con sus películas Las 13 rosas y La voz dormida la realidad de las prisiones femeninas durante la guerra civil y la posguerra española.

Actrices de la talla de Verónica Sánchez, Marta Etura y Pilar López de Ayala se ponen en la piel de un grupo de jóvenes, “las trece rosas”, que en febrero de 1940 fueron fusiladas  en Madrid por el régimen franquista.

En La voz dormida, película basada en la novela homónima de Dulce Chacón, es la actriz Inma Cuesta quien encarna a una presa embarazada.

El director vasco Mikel Rueda también se retrotrae a esta época histórica de nuestro país en Estrellas que alcanzar. La prisión de Saturrarán, que estuvo situada en el límite de Vizcaya y Guipúzcoa, en el año 1938 sirve de escenario para contar la historia de Victoria (Bárbara Goenaga), viuda de un republicano, la cual ingresa en la prisión. Las monjas mercedarias, encargadas de custodiar el recinto, se dedican a arrebatar de las manos a los hijos de las presas, poniendo por bandera “el bien de España”.

La opera prima de Mikel Rueda se ha basado, para su desarrollo, en la recopilación de testimonios reales.

Para terminar, proponemos un visionado al primer largometraje de Belén Macías, El patio de mi cárcel. Presentada en el 2008 por la productora de los hermanos Almodóvar (El Deseo) y Warner Bros Pictures, la película se inspira en el grupo de artes escénicas Yeses, surgido durante los años 80 en la cárcel de Yeserías de Madrid, y narra la vida de un grupo de presas que, gracias al teatro, consiguen llenarse de fuerza para enfrentarse a la difícil situación que les ha tocado vivir.

No sabemos muy bien por qué color decantarnos a la hora de definir el tono de las cárceles femeninas. ¿El naranja? ¿El amarillo? Tal vez, el rojo de las rosas… Lo que sí sabemos es que queremos seguir conociendo mujeres de bandera, luchadoras en situaciones límite. Fuertes, frágiles. Presas que se enamoran de una compañera de celda, o de un funcionario. Aquellas que son malas malísimas, y las que son buenas buenísimas. Mujeres que que tratan de ser libres tras unos barrotes, siendo lo menos importante el color de la prisión.