gtres_u283898_018

Llegar a la boda… Ese momento eterno en el que los familiares se impacientan. El novio pasea de un lado a otro y trata de no morderse las uñas. La novia va en el coche, seguramente acompañada del padrino. Este se esfuerza en parecer tranquilizador, pero es posible que no llegue a conseguirlo… El trayecto hasta el lugar de la ceremonia es emocionante. Se respiran nervios. Ya no hay vuelta atrás… La novia mira su reflejo en el espejo retrovisor para asegurar que su aspecto es impecable. Maquillaje correcto (ya habrá tiempo de que se corra el rimmel…), peinado intacto. Ella suspira hondo… Seguramente, al día siguiente, los dos novios recuerden estos minutos teñidos como de una nebulosa. Como si todo hubiese sido el principio de un sueño…

La primera impresión… Antes de observar a la novia, los invitados ven un vehículo que se aproxima a lo lejos. “Ya llega, ya llega”, se dicen con emoción. Ella baja del coche mimando el vestido, alzando la mano y saludando a los invitados, que se agolpan alegres y excitados. Esa imagen se grabará en la retina de todos los familiares y amigos. Esa carta de presentación es un detalle perfecto para reflejar nuestro estilo: clásico, desenfadado, rompedor… La elección del vehículo puede convertirse en una nimiedad o, en cambio, en un exquisito detalle para definir lo que será nuestra fiesta. Toda una declaración de intenciones.

¿Qué tipo de novios sois? Tenemos la opción perfecta para vosotros.

Lujosos y fiesteros
Es verdad que con la elección de una limusina, podéis pecar de ostentosos. Pero, ¡qué narices! Un día es un día. Una botella de cava y semejante vehículo permitirá que te sientas como la mejor de las estrellas de Hollywood. Además, las limusinas suelen tener una capacidad de ocho pasajeros, permitiendo que los novios más sociables compartan esos momentos previos y posteriores a la ceremonia con sus seres más queridos.

Muchas de las empresas que ofrecen limusinas convencionales (disponibles en color negro, blanco, gris y hasta rosa), como Big Limusinas (Madrid) y Limusinas As de Picas (Valencia), tienen también en su flota Hummers de todo tipo. Estos vehículos, que disponen de equipo de música, minibar y hasta iluminación discotequera, son quizás más adecuados para una despedida de soltero. Pero oye, hay gente para todo, a lo mejor os apetece que esos momentos tan especiales se conviertan en una auténtica fiesta.

Elegantes
Si queréis algo más discreto, pero sin dejar de lado la elegancia, optad por un vehículo de alta gama. No os equivocaréis. Son muchas las empresas que se dedican a prestar este servicio. Como ejemplo, encontramos Alucar (Oviedo) o Autoturismo Procas (Zaragoza). Un Audi A8 o un Mercedes clase E pueden ser el envoltorio ideal para el primer encuentro con los invitados.

U283383Clásicos
La elección de un coche clásico es siempre una opción segura. Modelos como el Rolls Royce Silver Cood III del 68 que propone la empresa Belle Epoque (Castellón) o el Bentley S-1 del año 1956 que recoge en su catálogo Auto Históricos Aragón (Zaragoza) serán un adorno perfecto para vuestra boda. ¡Y, además, quedarán maravillosos en el reportaje fotográfico!

Las parejas más clásicas también se sentirán atraídas por los coches de caballos. Empresas como Carruajes Galicia (A Coruña) o Carruajes La Vitola (Almería) ofrecen estos servicios. ¿Por qué no? Un carruaje o una calesa siempre dota de importancia al transportado, el caballo es el animal elegante por excelencia y podréis mostraros y saludar a los invitados desde la lejanía. Ahora bien, ciertas necesidades fisiológicas de los animales podrían empañar un momento bonito… ejem… ejem…

Moteros
Sin duda alguna, llegar en moto a la boda es toda una declaración de intenciones. Reflejar la personalidad de los novios en ese instante es el objetivo de la empresa Montesa Impala (Barcelona), que propone a las parejas la elección de una moto sesentera para sorprender a los invitados.
Clasicalcor (Sevilla), por su parte, dispone de un sinfín de motocicletas, ya sea con o sin sidecar, y empresas como Vespas & Love (Sevilla) y Vespas para eventos (Madrid) proponen este popular (y divertido) modelo italiano.

U254711Vintage
Hay vehículos que han marcado una época. Si queréis llegar al enlace con una emblemática furgoneta Volkswagen, al más puro estilo hippie de los sesenta, no os será difícil encontrarla. Un sinfín de empresas de todo el país, como VW BusT1 (Guipúzcoa), Vintage Tours (Valencia), Troulados (Santiago de Compostela) y Caracolvan (Cádiz), ofrecen diferentes modelos de furgonetas; una opción fantástica para dotar al evento de un toque vintage.

Si queréis un vehículo retro a la par que familiar, ¿por qué no os animáis con un seiscientos? El modelo de coche patrio por excelencia, que tanto se pudo ver por nuestras calles entre los años 60 y 70, puede ser la mejor opción para los novios más nostálgicos. Así lo sabe la empresa Clásicos 600 (Madrid), que alquila sus modelos en la ciudad de Madrid. Eso sí, ¡cuidado! alguno de vuestros octogenarios familiares utilizará la excusa del cochecito para marear a todos con sus batallitas del pasado…

Originales
Si todo lo anterior os parece excesivamente convencional, vuestra elección debe ser “una (divertida) locura”; una opción que refleje de forma clara vuestra personalidad, que deje a los invitados anonadados, que no puedan evitar sonreír, que saquen sus smartphones como locos para inmortalizar el momento y que piensen algo así como “estos dos, siempre tan especiales” (que todo el mundo sabe que quiere decir “raros”).
¿Qué os parece un helicóptero? No me lo negaréis, es una opción de lo más impresionante. Todo el mundo quedará ojiplático y la parejita vivirá una experiencia irrepetible. ¿Quién te iba a decir que surcarías el cielo vestida de novia? Cathelicopters (Barcelona) e Ibercopter (Segovia) son dos empresas que ofrecen este servicio.

Otras dos propuestas de lo más originales son las que plantean Pon un Smart en tu boda, que decora este modelo de coche tan encantador totalmente al gusto de los novios, y Rickshaw Sevilla, que propone la llegada a tu boda en este exótico medio de transporte (Rickshaw: vehículo ligero de dos ruedas que se desplaza por tracción humana, bien a pie o a pedales) tan popular en países como Japón, China o India.

Como hemos visto, las opciones para personalizar la llegada (y salida) de los novios a la ceremonia son múltiples. A lo mejor lo tenéis ya claro, quizás estéis en un mar de dudas. Reflexionad, barajad diferentes ideas. ¿Cómo queréis inmortalizar ese momento tan especial?