cartel japonés de El tiempo entre costuras

Cartel japonés de “El tiempo entre costuras”

Seguramente, cuando María Dueñas escribió su primera novela no se imaginó la repercusión mediática que despertaría. Además de ser un best seller con mayúsculas, traducido a más de 35 lenguas y con más de cinco millones de ejemplares vendidos, El tiempo entre costuras puede presumir de ser el padre de uno de los productos de ficción televisiva española más interesantes de todos los tiempos.

El fenómeno de la adaptación televisiva realizada por Boomerang TV y Antena 3 es imparable. Numerosos espectadores de medio mundo han podido disfrutar ya de las aventuras de Sira Quiroga, personaje interpretado por Adriana Ugarte. Después de su estreno en España, durante el mes de octubre de 2013, la serie se ha emitido en países como Francia, Italia, Croacia, Filipinas, Hungría y Nigeria. El pasado 7 de junio, era la cadena pública japonesa GTV (grupo NHK) la que incluía en su parrilla, por primera vez, una ficción española. El tiempo entre costuras ha logrado despertar el interés del público asiático y se ha vendido también a Taiwán (país que nunca había emitido una serie española) y China. Rusia, Serbia, Bosnia, Montenegro, Macedonia y Eslovenia también se han hecho con la adquisición de los derechos

Antena 3, consciente de la pasión que despertó El tiempo entre costuras en el público español, ha decidido volver a emitir el producto, confiando en que conseguirá buenos resultados de audiencia durante los meses de verano.

Deseosos de repetir un éxito tan arrollador, los responsables del grupo Atresmedia han elegido diferentes novelas de la literatura española y han puesto en marcha su adaptación.

Apaches, serie basada en la novela homónima de Miguel Sáez Carral, comenzó a rodarse durante el pasado mes de abril. La nueva ficción producida por New Atlantis (Víctor Ros, El castigo) narra las peripecias de Miguel, interpretado por el actor argentino Alberto Ammann (Celda 211, Lope), un joven periodista que, en la década de los años noventa, regresa a su barrio de la infancia lleno de rabia y sed de venganza. Miguel, con ayuda de su amigo “el Sastre” (Eloy Azorín), librará una batalla contra “el Chatarrero” (Paco Tous), quien controla todos los negocios sucios de Tetuán y ha impuesto su propia ley. El reparto de Apaches lo completan intérpretes de la talla de Verónica Echegui, Críspulo Cabezas y Nerea Barros, quien se alzó con el premio a mejor actriz revelación por La isla mínima en la última edición de los premios Goya.

Los actores de Apaches en el set de rodaje

El equipo de “Apaches” en el set de rodaje

Álex García y Adriana Ugarte en el rodaje de "Habitaciones cerradas".

Álex García y Adriana Ugarte en el rodaje de “Habitaciones cerradas”.

Además de Apaches, Antena 3 ha puesto en marcha la adaptación de la novela La catedral del mar, best seller escrito por Ildefonso Falcones. Las grabaciones de este ambicioso proyecto se iniciarán a finales de año en Barcelona y serán en inglés, debido a su vocación internacional. Los responsables de Atresmedia aspiran a que esta historia ambientada en el siglo XIV pueda repetir (o incluso superar) el éxito comercial que ha tenido El tiempo entre costuras. Precisamente, Boomerang TV, la productora que llevó acabo la exitosa ficción protagonizada por la costurera Sira Quiroga, estará detrás de la nueva adaptación televisiva de Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós, para Antena 3.

Televisión Española, por su parte, también se ha sumado a la moda de las versiones literarias. Adriana Ugarte (El tiempo entre costuras) se vuelve a embarcar como protagonista en un interesante proyecto televisivo. Habitaciones cerradas, adaptación de la novela homónima de Care Santos, es una miniserie producida por TVE, Diagonal TV y TV3 que trasladará a los espectadores a dos épocas diferentes: la actualidad y las primeras décadas del siglo XX. Estos saltos en el tiempo servirán para conocer la historia de la familia Lax, encabezada por el retratista burgués Amadeo Lax (personaje interpretad por Álex García).

Aquellos espectadores que no hayan leído estas novelas, podrán descubrir a sus personajes y sus tramas por primera vez. Por el contrario, a los que ya se hayan acercado a ellas, las cadenas de televisión les ofrecerán la oportunidad  de revivir unas historias que, en su momento, les llegaron a cautivar.