Esta mañana viajaba en el metro con otros miles de compañeros de ciudad y ha ocurrido algo curioso: había un silencio intenso, tanta calma que si llego a cerrar los ojos, hubiera notado el vacío. Estar callado es un síntoma de que algo se remueve por dentro, así que me he preguntado en qué estarían pensando. Algunos llevaban un libro o un ebook, probablemente para conocer otras realidades, y otros estaban hipnotizados con su smartphone. El chico que había a mi lado, en concreto, reproducía una y otra vez el tráiler del último corto que ha dirigido Amenábar para Estrella Damm.

Volví a levantar la vista y qué decepción… Ni por asomo noté tanto buen rollo a mi alrededor. El metro no era un velero de 14 metros y el silencio se volvía cada vez más intenso, sin canciones de verano, ni hogueras, ni cenas a la luz de la luna, ni estrellas que se reflejan en el mar. Suena demasiado idílico, pero esta publicidad crea unas expectativas difíciles de olvidar. En el mismo vagón, he visto el corto al completo y, desde entonces, solo quiero beber Estrella Damm en la playa y conocer gente nueva (como Dakota Johnson o Quim Gutiérrez), que digan “Vale” a mis propuestas, tan delicadas como atrevidas. Y, si no es mucho pedir, también deseo que la cantautora Maïa Vidal se encargue de la banda sonora de mi vida.

Quim y Dakota

Hace seis años que el movimiento #mediterráneamente cultiva nuestros sueños y nos transporta a atardeceres que, casi siempre, acaban en beso. Un universo repleto de gente guapa de unos 25 años que luce un perfecto moreno tostado y ríe constantemente. Es una realidad, parece que no es verano hasta que no sale el nuevo spot de Estrella Damm.

Hasta ahora, la marca había apostado por videoclips con cervezas como decoración y alguna historia pícara pegada sobre canciones que luego se convierten en el éxito del verano. Isabel Coixet redirigió esta tendencia en 2011 en busca de un argumento con más significado en El Bulli, pero esta vez el branded content de Amenábar ha llegado más lejos. Con branded me refiero a la técnica que se utiliza para publicitar el producto dentro de una historia. En este caso, el cortometraje está hecho a medida de Estrella Damm, no es un simple emplazamiento.

DAKOTA

Amenábar ha escrito el corto con Oriol Villar, que también es el director creativo de la campaña de este 2015. El escenario no varía mucho, las islas Baleares, en concreto, Formentera (como en 2009); otros spots se han grabado en Menorca (2010), en Rosas- Girona (2011), Serra de Tramuntana- Mallorca (2012), de nuevo Girona (2013) y en una cala de la Costa Brava catalana (2014). La estética y los valores del mediterráneo también son los mismos, pero este cambio de formato ha calmado las críticas que recibió Estrella Damm por haberse anclado a algo que funcionaba sin dar pie a la renovación.

Este año, la cerveza más antigua del país me ha convencido del todo. Me parece que me voy a tomar una Estrella y a planear mis vacaciones al son de alguna playlist que suene a caracola de mar. Mientras, esperaré a que alguien me despierte del sueño con una cerveza fría en la espalda. Ya ha parado el metro, el tren va a efectuar la parada en la estación así que, en fin, me bajo aquí.